TWOPOINTFIVE, ¿la conclusión de los sueños de Aminé?

En su cuarto álbum de estudio, el rapero de Oregón concluye con diversas problemáticas de las cuales ha hablado a lo largo de su carrera.

Sin conflicto, un personaje no tiene historia. Esa es una de las máximas de la cinematografía, del guion y, sin temor a equivocarme, de cualquier narración. Cuando el protagonista de una novela, película, poema o una canción se siente acorralado es en ese momento cuando lo sentimos nuestro. Si toma una decisión, se revela, se aflige, si siente, es en ese momento cuando nosotros también sentimos y formamos conexiones que, algunas veces, pueden resultar inolvidables. Las grandes historias han sido escritas así. Y es con esta simple introducción con la cual pregunto: ¿cuál es el conflicto en el último disco de Aminé? Y, más importante aún, ¿es necesario que exista un conflicto en un disco?

No soy un teórico. Tampoco pretendo serlo. Sin embargo, la pregunta planteada en el párrafo previo me mantiene pensando. Muchos de los grandes éxitos que conocemos, si bien muchas veces no narran explícitamente una historia, con conflicto y su respectiva resolución, suelen ser aristas dentro de la vida y carreras de los artistas. ¿Hubiese escrito Kurt Cobain la música que escribió de no haber sufrido lo que sufrió en su vida? ¿No es la música de Kendrick Lamar una forma de hablar de su relación tan conflictiva con la calle y con Dios? ¿Todas las canciones de amor que nos sobreviven no parten de una u otra manera de un conflicto? Y aunque TikTok puede que nos haya arrebatado el escuchar canciones enteras o condicionarlas a un estribillo pegajoso, ¿no son muchas veces esos breves segundos el culmen de una canción?

TWOPOINTFIVE es un disco que, como confesó Aminé a Pitchfork, le da la libertad de hacer música desenfadada. Es una pausa entre gran proyecto y gran proyecto. Fuente: Pitchfork

Entonces ¿qué pasó con Aminé en su último disco? Todavía me lo pregunto. Y es que si bien el autor de hits como Caroline no es de los artistas de hip-hop más mainstreams de Estados Unidos, sin duda alguna es uno de los más frescos, coloridos y originales que la costa oeste nos ha dado en estos últimos cinco años. Con un estilo peculiar, un flow más que pegajoso y una visión creativa que puede competirle de uno a uno a Tyler, The Creator, el rapero de Oregón nos ha malacostumbrado a la introspección en sus discos.

Cada uno de los proyectos de Aminé se sienten, de una forma u otra, ligados a ciertos capítulos de su vida musical, ya que cuando los unes obtienes una profundidad increíble. Me refiero a que Good For You nos describe de una u otra forma al Aminé más apegado a la realidad, irreverente y locuaz.  ONEPOINTFIVE nos habla de una estrella en ascenso, los problemas sobre la adultez, la masculinidad y mucho más —sin duda, mi proyecto favorito de Aminé, un disco que puedo escuchar de inicio a fin sin cansarme—.

Limbo, su tercer disco, parte de la madurez, se centra más en el tema de la confianza, pues el éxito ha llegado a su vida y aún no ha sido succionado del todo por él. Y esto último nos deja con la siguiente pregunta: ahora que el éxito llegó para el rapero de Oregón, ¿qué toca? Pues una de las respuestas es disfrutarlo, ¿verdad?

Aminé en un disco que no pretende transformar nada

TWOPOINTFIVE es, en pocas palabras, un disco lleno de locura y placeres, donde conocemos a la antípoda del Animé con el cual incluso pudimos llegar a llorar ONEPOINTFIVE. Así de simple. No hay más misterio ni magia en ello. Y solo por establecer un paralelismo, puedo mencionar lo muy distinto que ambos discos inician. Mientras que en ONEPOINTFIVE, Aminé nos confiesa en la primera canción que ha tenido pensamientos suicidas, el primer track de TWOPOINTFIVE nos lleva a Francia a disfrutar de la vida. Rickey @rickeythompson lo dice perfectamente:

Fuck all the bullshit
you going through right now
If you feeling sad, alone, depressed, upset
Fuck that, it's time to get up, go have some fun
Shake some ass, ow

Aminé le hace caso.

En este sentido, no hay mucho más que comentar. El disco está plagado de humor, sexo, desenfreno y diversión. Va por un camino muy distinto a los anteriores, sin perder la esencia del sonido de Aminé, ya que los beats siguen manteniendo el mismo corazón. Y, ¿por qué no?, de vez en cuando da ciertos atisbos del cantante que todos conocemos. En meant2b, se escriben las siguientes palabras:

Grew up and got rich (Rich)
Back of my mind, boy, I still ain’t shit (Shit)
I used to wait in line for a sneaker and a pic (Pic)
Now I’m getting one-of-one's from Salehe, I’m the shit

En sí, estamos presenciando la etapa final del viaje al éxito de Aminé. Y es por ello que sé que muchos sentirán este álbum mucho menos logrado que sus predecesores. No los culpo tampoco. Seguramente esperaban algo sobre el vacío y la soledad de las mansiones, o beats más maduros, por así decirlo. Y está bien, pero es interesante ver esta faceta del artista. Asimismo, va en correlación con la portada, donde divisamos el rostro del rapero deformado y saturado, seguramente trazando cierto paralelismo con la fama.

TWOPOINTFIVE, sin embargo, no termina de ejecutar todas sus ideas de la mejor manera. Es pasajero, y, en su mejor faceta nos entrega buenos estribillos. ¿Tengo un problema con ello? No lo creo. Existen muchas formas de interpretar y apreciar la música, muchos caminos. No todas las canciones son una odisea, no todas las canciones se hicieron únicamente para bailar. Y eso está bien para mí.

Mejores CancionesColor, Dididumduhduh, Between the Lines, meant2b
Buenas CancionesYiPiYaY, NEO, Mad Funny Freestyle
A NadaSh!t2Luz, Charmander

Escucha TWOPOINTFIVE en tu plataforma favorita: